Este es un post invitado de: Eva Muñoz Deiros, Abogada especialista en Tecnologías de la Información y Comunicación, que nos cuenta que podemos hacer en el caso de que alguien piratee nuestro curso.

Qué hacer si piratean mi curso

Son muchos los instructores que se han visto afectados por webs que revenden sus cursos sin su consentimiento llevándose el beneficio del trabajo realizado o de webs que distribuyen los cursos, en principio de forma gratuita, utilizando los acortadores de urls con los que obtienen dinero de forma indirecta por nuestro trabajo realizado.

En este artículo como invitada, Eva nos cuenta que podemos hacer en caso de encontrar nuestro curso publicado en un sitio web en el cual no hemos dado nuestro consentimiento.


Una de las grandes ventajas de internet es poder dar difusión a nuestro trabajo de forma rápida y gratuita a través de, por ejemplo, redes sociales y plataformas online. Y es que, gracias a internet podemos alcanzar el mayor público posible en un plazo de tiempo muy corto, algo que antes no ocurría. Pero como en todo, internet también tiene sus desventajas y es que nuestra exposición y la de nuestros trabajos pueden verse indefensos ante la inmensidad de internet y la pérdida de control de lo que colgamos y compartimos.

Una de las consultas más habituales con las que me encuentro es qué hacer si se piratea contenido audiovisual propio como fotografías y vídeos y es que, por desgracia, hay mucho desconocimiento sobre los derechos de los autores y, en general, los usuarios entienden que aquello que está en internet es de dominio público y, por tanto, pueden utilizarlo sin problemas. No es así.

Voy a hacer un spoiler y os adelantaré que luchar contra la piratería es muy difícil, pero no es imposible. Se trata de ser constante, proteger en la medida de lo posible nuestro curso y reclamar cuando alguien o alguna empresa lo esté utilizando sin nuestro permiso.

¿Qué medidas puedo tomar para proteger mi curso?

Cuando creamos contenido propio ya sea una canción, una fotografía, un vídeo, una presentación, un libro, etc. por el mero hecho de crear ese contenido, de crear esa obra, ya somos autores y eso nos otorga unos derechos que nadie nos puede quitar. Por eso mismo, una forma de indicar a los usuarios de internet que ese contenido es nuestro y no puede utilizarse sin nuestro permiso es añadiendo a la obra, en este caso al vídeo del curso, la marca de copyright, la famosa ©.

En contra de lo que popularmente se cree, el uso del © junto con el nombre del autor y el año, puede ponerse siempre para indicar que ese contenido tiene dueño. No es necesario tener registrada la obra en ningún registro para poder utilizar el copyright.

Además del copyright que indica que la obra está protegida y no puede utilizarse sin el consentimiento expreso del autor, están los “creatives commons” en el que el autor puede elegir ceder algunos de sus derechos como, por ejemplo, dejar que su obra pueda ser utilizada para fines no comerciales, o que pueda ser utilizada por terceros siempre y cuando no sea modificada, etc.

Evidentemente, el uso del copyright no impide ni mucho menos que nuestro curso sea pirateado, pero si que a algunos usuarios despistados los pondrá en alerta o, como mínimo, sabrán que el autor se preocupa de proteger su obra.

Si aún incluyendo el copyright e incluso sin incluirlo (no estamos obligados a ello y la obra continua siendo nuestra y está protegida), nos encontramos nuestro curso o parte de él compartido en plataformas online o redes sociales por empresas o usuarios a los que no les hemos dado permiso, lo primero que tenemos que hacer es:

  • Capturar pantallazos del uso del curso en redes sociales o plataformas sin nuestro consentimiento. Esto se hace para, en el peor de los casos y si el tema acaba en un procedimiento judicial poder acreditar el uso de la obra sin consentimiento.
  • Utilizar las herramientas que casi todas las plataformas online importantes y redes sociales ponen a nuestra disposición para denunciar contenido propio utilizado sin nuestro consentimiento. Hasta donde sé y he utilizado las herramientas de Twitter, Instagram y Youtube funcionan bastante bien y son bastante rápidas.
  • Ponernos en contacto con el usuario o empresa que ha utilizado nuestro curso o parte de él sin nuestro consentimiento para requerirle formalmente (burofax, e-mail certificado…) el cese de dicho uso con carácter inmediato.

Habitualmente, tras el envío del requerimiento la obra pirateada es retirada.

Estos pasos en muchos casos habrá que repetirlos a menudo, soy consciente, pero por el momento no hay una solución universal para impedir el uso fraudulento de nuestro curso.

¿Puedo pedir una indemnización por utilizar mi curso sin mi consentimiento?

Si la primera pregunta que me hacen es ¿Qué se puede hacer para proteger una obra? la segunda es: ¿y puedo pedir una indemnización?

La respuesta es sí. Siempre que se piratee una obra el autor puede pedir una indemnización por la vulneración de su derecho.

¿Cuánto puede pedir el autor como indemnización por la vulneración de sus derechos?

Pues la ley le da a escoger entre reclamar lo que el autor ha dejado de ganar por culpa de la vulneración de su derecho o lo que ha ganado el infractor gracias al pirateo de su obra.


Acerca de la autora de este artículo: "Eva Muñoz Deiros"

Abogada TIC (protección de datos, comercio electrónico, propiedad intelectual, propiedad industrial, derechos de imagen, protección del derecho al honor, intimidad y propia imagen...)

Escribo y publico artículos jurídicos relacionados con el derecho aplicado a las nuevas tecnologías en evamunoz.es.

Conferenciante (ICAB, Betabeers, Alella Emprèn, Citilab...).


¡Comparte!